Iniciamos nuestro blog con una serie de contenidos de interés general que iremos subiendo, esperamos que sean de utilidad para nuestros lectores.

Para iniciar vamos a hablar de la fatiga ocular y de los cuidados básicos cuando pasamos largo rato frente a un monitor.

Consejos para cuidar tus ojos al utilizar el computador.

Muchas personas piensan que no existe riesgo al estar expuestos durante largas jornadas frente a la pantalla de nuestro computador ya sea de escritorio o portátil pero lastimosamente esto es un error.

Nuestros ojos están rodeados por una serie de músculos, los cuales se tensan para ayudarnos a enfocar los objetos con claridad según la distancia en que estos se encuentren, entre más cercano sea el objeto que deseamos enfocar, mayor tensión van a sufrir nuestros músculos oculares, es por este motivo que sentimos lo llamado Agotamiento Ocular, resultado de tener nuestros ojos en la misma posición durante largo tiempo y si a esto le sumamos una iluminación deficiente, un excesivo brillo de la pantalla o un mal angulo de posición de la misma, las sensaciones van a ser mucho más desagradables.

Debemos tener en cuenta que otras actividades como leer un libro, ver televisión, conducir un vehículo o cualquier otra tarea que implique tener nuestra vista centrada en algo, también genera agotamiento o fatiga ocular.

Andino Tecnología Ltda.

Para reducir el riesgo y mejorar nuestra salud ocular podemos seguir los consejos que presentamos a continuación:

Mantén la distancia: recuerda que entre más cerca de tu pantalla, mayor será el esfuerzo que realizan los músculos de tus ojos, así que mueve tu pantalla a una distancia aproximada de mínimo 55 centímetros, lo ideal y más recomendable son 65 - 70 cm, igualmente tus ojos deben quedar mirando el borde superior de la pantalla o un poco más abajo y estar en línea recta.

La iluminación: Asegurate de tener tu espacio de trabajo correctamente iluminado, demasiada o poca luz también son causantes de fatiga.

Revisar el brillo y contraste: Intenta mantener el brillo y contraste de tu pantalla en armonía con el ambiente, cuando tu pantalla brilla más produce un impacto negativo en tus ojos.

Evitar el resplandor: las superficies brillantes de las pantallas producen un deslumbramiento que ocasiona tensión al tener que entrecerrar tus ojos, para jornadas largas de trabajo es preferible las pantallas con superficies mate.

Toma un descanso: Cada cierto tiempo cierra los ojos o intenta mirar objetos que estén lejanos, cuanto más lejos mejor pero tampoco te esfuerces, recuerda que la intención es relajar los músculos oculares y si es posible cambia a otra actividad distinta que no implique observar tu pantalla.

Examina tus ojos: Visita a el especialista para que revise tus ojos, solo el te puede recomendar si es necesario que comiences a utilizar lentes o ajustar los que ya utilizas para que tengas una visión óptima.